Toallero

Los mejores toalleros

Es increíble el juego que puede dar un toallero en un cuarto de baño. No es un simple soporte para sujetar las toallas, también es un elemento decorativo y, por supuesto, un accesorio muy cómodo y práctico. Estas razones son suficientes para analizar los tipos de toallero que existen y detenerse a pensar qué toallero comprar que se ajuste mejor a tus necesidades.

Para elegir bien el modelo de toallero que quieres, primero tienes que pensar en cómo es de grande tu cuarto de baño, cuántas toallas necesitas colgar y si estás dispuesto a sacar la caja de herramientas y hacer agujeros en la pared para montarlo. Por supuesto, también tienes que pensar en el diseño, ya que tiene que ser acorde con la decoración que tengamos en el baño. Sigue leyendo con atención, hay muchos modelos y cada uno tiene unas cualidades diferentes. A continuación te damos las claves para elegir un buen toallero.

 

Toallero de pared

Por un lado, podemos encontrar toalleros de pared. Suelen estar diseñados para sostener toallas de mano o papel higiénico y algunos requieren instalación. Otros, se montan de manera sencilla, con fuertes adhesivos que se pegan y fijan sin problemas en la pared del baño.

Se fabrican en acero inoxidable, brillo o mate, y tienen un diseño elegante. Los encontrarás con forma de anilla, como barras fijas o ganchos. Los toalleros que funcionan como una barra fija se utilizan para colgar toallas de mano, aunque también los hay más grandes. Los de forma de anilla también sirven para sujetar toallas pequeñas, mientras que los toalleros de gancho son ideales para una toalla grande de ducha.

 

Toallero de pie

Si necesitas un toallero pero no te quieres complicar la vida instalándolo, lo que estás buscando es un toallero de pie. Son comodísimos, ya que simplemente hay que montarlo (es muy sencillo) y después buscarle un hueco en el baño. Hay diferentes tamaños y diseños, así puedes elegir entre una amplia variedad.

Su principal ventaja es que la instalación no tiene ninguna dificultad, pero tiene más puntos a su favor. Al ser altos y estrechos, ocupan poco espacio y son amplios. Pueden sujetar varias toallas y, además, suelen incluir estantes muy útiles para tener a mano objetos de aseo o toallas dobladas. Además, al dejar extendidas las toallas, se secan muy rápido.

Merece la pena buscar un toallero de pie barato y bonito, ya que llama la atención en el baño y su diseño es muy importante. No te preocupes, porque hay modelos muy atractivos y decorativos, logrando transformar tu aseo gracias a su elegancia. Están acabados en materiales resistentes a la humedad, como el bambú, por lo que te durarán mucho tiempo.

Toallero escalera

Si necesitas colgar varios juegos de toallas, lo mejor es que optes por un toallero escalera de pie. Estos modelos incluyen varias barras que permiten colgar numerosas toallas. Este tipo de mueble está muy de moda, ya que son tendencia los soportes en forma de escalera.

 

Toallero eléctrico

El toallero eléctrico es el rey de los toalleros. Es el más práctico de todos, ya que, además de servir para colgar las toallas, también sirve para secarlas y calentarlas. Pero tiene más ventajas que te encantarán: cuando lo enciendas notarás un agradable aire que ayudará a calentar el baño. Evidentemente, estos toalleros son más caros que los convencionales, pero lo cierto es que merece la pena pagar un poco más si buscas algo sofisticado.

Estos radiadores toalleros te sacarán de más de un apuro en invierno, sobre todo cuando hace frío y cuando llueve, condiciones que hacen que las toallas tarden una eternidad en secarse. Otro de sus puntos positivos es que te ayuda a ahorrar espacio porque hace la función de toallero y radiador a la vez. Además, duran mucho tiempo y suelen estar acabados en materiales de mucha calidad como el acero inoxidable. Tanto es así que algunos traen garantía de hasta 10 años.

Toallero calefacción central

Tienes que saber que hay dos tipos de toalleros eléctricos: los que se conectan directamente al sistema de calefacción central de agua caliente y los que se enchufan. Los primeros son muy efectivos pero más difíciles de instalar, mientras los segundos son más económicos y basta con enchufarlos para que empiecen a calentar.

En definitiva, lo recomendable es que si vives en una casa de tu propiedad, tengas un toallero que vaya enganchado a la calefacción central, ya que te compensará instalarlo y tenerlo fijo durante mucho tiempo. Sin embargo, si vives en una casa de alquiler o, simplemente, lo quieres solo para el invierno o momentos concretos, la mejor opción es el eléctrico: la instalación es sencilla y solo tienes que enchufarlo para que empiece a calentar el baño y las toallas. En cualquier caso, estos dos tipos de radiadores son los más versátiles que encontrarás en el mercado.

Última actualización: 8 diciembre, 2018 20:51

Toallero